Parque Arqueológico – Natural de la Campa Torres

El Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres presenta el origen prerromano de la ciudad, la llegada de Augusto y el paulatino trasvase de población desde este enclave hasta la nueva ciudad romana que se crea en Cimadevilla a finales del siglo I. d.C.

En este lugar se conservan los restos de lo que fue el castro más expenso del litoral Cantábrico conocido por las fuentes clásicas como el oppidum Noega. Su origen se sitúa en torno al los siglos VI-V a.C. En el periodo prerromano, estuvo ocupado por gentes que se dedicaron básicamente a la metalurgia. Tras la conquista de Asturias trasmontana, este espacio es ocupado por Roma y en él se erigirá un monumento turriforme tipo faro dedicado a Augusto. Con la fundación de la ciudad romana de Gijón, en el actual barrio de Cimadevilla, a finales del siglo I d.C., el castro empieza a despoblarse gradualmente hasta su desaparición.

El yacimiento fue excavado por primera vez en 1783 por el arquitecto Reguera González a instancias de Jovellanos. En 1980 fue declarado Monumento Histórico-Artístico y Arqueológico de carácter nacional por el Ministerio de Cultura y en 1982 se incluye en el Plan Gijón de excavaciones arqueológicas con un proyecto que dirigirán José Luis Maya González y Francisco Cuesta Toribio. En 1990 es aprobado el Plan  Especial del Parque por el Ayuntamiento de Gijón, documento que rige todas las actuaciones del equipamiento.

El Parque Arqueológico – Natural de la Campa Torres fue inaugurado en 1995. En el recinto se pueden visitar tres edificios: recepción, museo y faro. El primero, a la entrada del yacimiento, sirve para la acogida de los visitantes. El museo, donde se presenta la exposición permanente, se encuentra en el extremo norte del castro y aprovecha, en parte, un antiguo emplazamiento de artillería de costa. Además cuenta con sala para exposiciones temporales, talleres, laboratorio y salón de actos. En la exposición permanente se hace un recorrido por la historia del poblado desde sus orígenes hasta época romana.

En el faro, incorporado al Parque en 2005, se puede visitar una exposición sobre el propio edificio y sobre la historia de la bahía de Gijón desde época prerromana hasta la actualidad. En este edificio se encuentra instalada la Biblioteca y Centro de Documentación Manuel Fernández Miranda y las oficinas administrativas de los Museos Arqueológicos de Gijón.

Además el Parque cuenta con un itinerario arqueológico con 15 puntos de observación en los que se identifican los elementos más significativos del poblado, un observatorio de aves y un mirador sobre el Musel y Gijón.

Datos de contacto y localización
Carretera de la Campa Torres, 3834
+ 34 985 185 234
museosarqueologicos@gijon.es
Galería